La Consejería de Educación ha subrayado que el nuevo modelo de ayudas para el primer ciclo de Educación Infantil (de cero a tres años) aumentará el número de centros y plazas ofertadas, así como el número de beneficiarios de ayudas a este servicio socioeducativo fundamental para la conciliación laboral y familiar y para el éxito educativo. Además, el nuevo modelo preservará la misma calidad en el servicio con un sistema más garantista y solidario.

Desde Educación, se manda un mensaje de tranquilidad a las familias y al sector de las Escuelas Infantiles con las que se han mantenido reuniones para explicar el nuevo sistema de ayudas. También ha informado de que el proceso de admisión se ajustará este año en fechas para garantizar que el próximo curso comience con normalidad en septiembre.

Se trata de un modelo abierto en el que podrá participar cualquier empresa o centro autorizado. De esta manera, se podrían incorporar a esta iniciativa más de 600 Escuelas Infantiles, mientras que la permanencia de los centros que ya estaban la tienen garantizada. Así, todos los centros de Primer Ciclo autorizados podrán adherirse al Programa de Ayudas y recibirán una compensación económica por la gestión que realizan como Entidades Colaboradoras en la tramitación de las ayudas a las familias.

En cuanto a la oferta de plazas, el objetivo de la Consejería es extender aún más estas enseñanzas, que no son ni obligatorias, ni universales, ni gratuitas. En este sentido, según las previsiones de la Junta, el próximo curso 2017-18 se espera alcanzar las 110.000 plazas, es decir 12.000 más que en el curso actual, llegando así a más zonas de población.

Además, el nuevo sistema de ayudas mejora su progresividad para ser más justo. De esta manera, se ajusta para las familias con más ingresos, lo que permitirá llegar a más familias con mayores necesidades económicas. Los criterios para las nuevas bonificaciones son los mismos que en la actualidad: la renta familiar per cápita.
Además, todas las familias que reciben este servicio de forma gratuita podrán seguir haciéndolo, mientras sigan cumpliendo los requisitos. Con este modelo se podrán sumar nuevas familias a la gratuidad, favoreciendo la igualdad de oportunidades.

Mientras que Escuelas Infantiles Unidas ha propuesto elevar el precio a 302,41 euros, la Junta mantendrá un precio máximo de 278 euros para no perjudicar a las familias y un mínimo, en una pequeña horquilla, para ganar en competitividad sin menoscabar la calidad. El objetivo de este programa es ayudar a las familias, favoreciendo precios adecuados a la realidad socioeconómica y que permita ofrecer un servicio de calidad. Más del 70% de las plazas que se ofertan en la actualidad en Andalucía se hacen al precio público.

En cuanto a los niños y niñas que no hubieran alcanzado las 16 semanas a 1 de septiembre, las familias podrán solicitar la ayuda. La Consejería está articulando la fórmula más adecuada para que la familia que esté en esa circunstancia pueda optar a la bonificación en función de las vacantes y la renta familiar.

Cabe recordar que el Gobierno andaluz favorece la escolarización temprana de los niños y niñas andaluces.

ANDALUCÍA ES LA COMUNIDAD QUE MÁS FONDOS DESTINA A ESTE SERVICIO SOCIOEDUCATIVO, CON 175 MILLONES DE EUROS, UN 3,7% MÁS QUE EN 2016.